Roser en la ópera en Baluarte

Cumpleaños centrado en la persona

“Sátira y pasión en una obra caracterizada por la exposición de los sentimientos más frágiles del ser humano”. Así describen la Ópera Serse de Haendel. Una ópera que podría ser una vida… o muchas.

Como la vida de Roser, parte de nuestra casa en Artajona, que nos contaba cómo de niña ahorraba el dinero que le daba su madre para comer con la ilusión de comprar entradas para la ópera a final de año. A pesar de que hubo días en los que no comía, se nutría de la felicidad por acudir a disfrutar de una tarde de ópera.

Y esa tarde llegó. Roser ocupó una de las butacas de Baluarte el pasado 20 de mayo junto a Noemí, su profesional de referencia en la residencia. Vivió las emociones de Serse transmitidas por The English Concert y se emocionó con cumplir su sueño de cuando era pequeña. Nosotras vibramos con ella, desde el cuidado, el apoyo y el respeto a sus deseos. Gracias Roser y Noemí por dejarnos ser parte de todo esto.

Esto es el día a día de las personas mayores a las que acompañamos. Les damos los apoyos necesarios para que continúen haciendo lo que desean y puedan continuar con sus proyectos de vida, teniendo en cuenta sus preferencias, necesidades y estilos propios. En ocasiones, será hacer una salida, en otras, ver una película y, a veces, simplemente, sentarnos al sol a escuchar los pájaros que oían en su infancia en el pueblo.

Roser con las entradas de la ópera de Baluarte

Roser continúa su ilusión de ir a la ópera viviendo con los apoyos necesarios en la residencia de Artajona

Este mes Roser ha cumplido su 80 cumpleaños con muchas ganas e ilusión y por ello queremos hacerte este regalo. ¡Muchas felicidades Roser!

Desde aquí también queremos dar las gracias al periodista Natxo Gutiérrez de Diario de Navarra por hacerse eco de este momento del día a día de nuestro centro y recogerlo a través de la conversación con Roser y el equipo de la residencia: El regalo más especial de la residencia de Artajona.

Inicio de la noticia en Diario de Navarra: El regalo más especial de la residencia de Artajona

Gracias a Natxo Gutiérrez por la implicación y dar voz en Diario de Navarra a Roser, Rosario Cerezuela

 

 

Paseo de una persona mayor y una cuidadora

El Día del Buen Trato a las Personas Mayores

El lenguaje crea realidades y creemos importante hablar del buen trato a las personas mayores. Porque somos muchas y muchos profesionales y residencias las que trabajamos desde el cuidado individualizado y humanizado a cada persona y no debe olvidarse cuando se menciona que el día 15 de junio se conmemora el todo el mundo el Día del Buen Trato a las Personas Mayores, y así nos parece oportuno llamarlo.

Sabemos que los cuidados van más allá, y existen en entornos domiciliarios, hospitalarios y otros, además de los residenciales, pero queremos positivizar lo que se hace bien y no poner el foco en solo aquello que no se hace.

Desde el respeto a todas las personas acompañadas que han vivido malos cuidados creemos que un cambio en la mirada puede conseguir un efecto positivo para la implicación de todos los agentes que cuidan a personas mayores, autónomas o dependientes, en un cambio de modelo asistencial. Un cambio donde el buen trato basado en la historia de vida y preferencias de cada persona cuidada sea lo más relevante.

El Día del Buen Trato a las Personas Mayores como nombre del Día Internacional del 15 de junio ¿os sumáis?

Profesionales de la residencia en el primer aniversario del grupo de apoyo a personas que no viven en la residencia

Un año de atención comunitaria a personas mayores de Cortes

La Residencia de Mayores de la Fundación Carmen Bellido de Cortes trabaja en la localidad ofreciendo apoyos y servicios para mantener la autonomía de las personas mayores que deciden continuar su vida en sus domicilios

La Fundación Carmen Bellido cree en ser la referencia para las personas mayores de Cortes y comarca ampliando su cartera de servicios desde hace más de una década. Ofrece diferentes apoyos para diferentes necesidades y con diferentes recursos. La Fundación no es solo una residencia, sino que trata de ser un centro de atención a personas y al servicio de las personas, por lo que no trabajan solo dentro de la residencia, sino también fuera. Hace ahora un año, el centro comenzó el camino de la atención comunitaria con el firme propósito de mantener la autonomía de las personas y ofrecer servicios y apoyos que dieran continuidad al estilo de vida que cada persona elija.

Así, en estos momentos, la Fundación cuenta con servicios de residencia con alojamiento para estancias permanentes y temporales, estancias diurnas de lunes a domingo, comedor social que da de comer a más de 60 personas fuera del centro, talleres de promoción de la autonomía estimulación cognitiva, mantenimiento funcional, actividades básicas de la vida diaria, asesoramiento familiar y a personas cuidadoras, así como asesoramiento en productos de apoyo y adaptaciones en el domicilio.

Éstos últimos se pusieron en marcha hace un año y ya están participando 8 personas de la localidad con muy buena aceptación tanto para las personas atendidas, sus familias y el equipo  de profesionales que les apoyan.

Talleres en grupo para las personas que viven fuera de la residencia

La estrategia de la institución se basa en la innovación en la prestación de servicios con el único objetivo de ofrecer a cada persona la ayuda que necesita en cada momento para poder continuar con su vida. Así, la entidad tiene previsto invertir en la rehabilitación de pisos de su propiedad para que personas independientes y autónomas puedan vivir con el apoyo y seguridad que da la residencia, pero sin permanecer dentro de la residencia.

Todo ello tiene que ver con la humanización de cuidados y la ya famosa, y en ocasiones mal llamada, atención integral centrada en la persona (AiCP). En esto consiste la visión y valores que promueven y refuerzan el conjunto de trabajadoras y trabajadores de la entidad: más de 35 mujeres y hombres que creen en un modelo de cuidado humano.